Inicio / Usuarios Satisfechos
Img_4005
13
jun
La alegría de Ampay, Cusco
0 Comentarios
Por admin

En las alturas del Cusco, a más de 3,800 metros sobre el nivel del mar, en la localidad de Ampay, la vida va tomando otro cariz y sus habitantes, campesinos organizados y trabajadores, observan con orgullo y alegría las obras que hoy llevan agua segura y baños dignos a sus hogares.

Podría parecer un sueño, pero es una realidad. Con más de 50 años sin las menores condiciones de saneamiento, hoy el Programa Nacional de Saneamiento Rural (PNSR) del Ministerio de Vivienda, Construcción y Saneamiento (MVCS) les ha cambiado la vida a 895 habitantes, 150 de ellos niños y niñas, que ya pueden hacer uso de un baño digno con lo cual empezarán en un breve plazo a reducir los riesgos de enfermedades diarreicas agudas y desnutrición crónica infantil.

“Nosotros estamos muy contentos porque ya notamos la mejoría en nuestros niños, en las señoras, en toda la población. Y no solo en nuestra vida diaria, sino en muchas cosas como nuestra higiene” comenta don Valentín, un campesino sexagenario que es además miembro principal de la Junta Administradora de Servicios de Saneamiento (JASS) de la comunidad campesina de Ampay.

Este proyecto, ejecutado por el Programa Nacional de Saneamiento Rural, ha significado una inversión de US$ 3,139,246.88 nuevos soles. La obra comprendió la ejecución de un sistema de agua potable y saneamiento conformado por 243 baños dignos con sus respectivos lavatorios, inodoros y duchas. Así como un lavadero cercano a la cocina familiar.

Para don Valentín esta nueva forma de vida representa también una gran responsabilidad pues deben asegurar la operación y el mantenimiento de las obras y por ello asegura que toda la comunidad se viene preparando para darle sostenibilidad al sistema: “Nos estamos capacitando todos para poder autosostener los servicios. Por ejemplo estamos haciendo nuestros aportes, pagamos nuestras cuotas familiares de 4 soles mensuales y así tenemos un sistema que funciona bien. Ya tenemos también nuestro reglamento para saber cómo vamos a administrar y usar el agua y es así como los comuneros prácticamente nos capacitamos día a día”.

Deja un comentario